Acerca de YOGUINI

” El Yoga es la herramienta perfecta para reconocernos, respirarnos y honrarnos profundamente si sabemos como hacerlo!! La mujer desde tiempo ancestrales ha sido la sabia, la sanadora, la cuidadora. Descubrí que el Yoga nos abre a esa consciencia. Creo que una mujer despierta, conectada con su cuerpo, con su poder, junto con mas mujeres concientes es la medicina mas poderosa para sanar la humanidad y la Tierra!! Esta es mi inspiración para crear YOGUINI: un espacio para compartir, crecer, re-conocernos y reconocernos.”

– Kim Dewey

ASÍ INICIA YOGUINI… UN PEDACITO DE MI HISTORIA: 

Junio 2010. SCLC.
Hace 5 años llegué a San Cristóbal de las Casas al congreso de Partería. Fui “de oyente”, sin ser partera o médica, ni siquiera con plan de ser mamá. Fue una de esas decisiones que sin querer te cambian la vida. Esos tres días rodeada de parteras de todo el mundo, doulas, mujeres aprendices y madres empoderadas transformaron mi mundo!
Recuerdo bien que todo empezó en el aeropuerto de la ciudad de México en escala desde Monterrey.
En la sala de espera para abordar el avión México-Tuxtla me encontré con otras mujeres que igual que yo viajaban a Chiapas al congreso. Las reconocí al instante, de hecho me habían dicho, “las parteras… se visten… diferente, las vas a reoconocer” jajaja… y así así fue. Las reconocí inmediatamente Venían de EUA, de Europa y de distintas ciudades de México – Puede ser que algunas se vistan diferente, pero eso no es lo que importa – Lo que me llamo la atención fue que varias de ellas viajaban con sus hijos. Traían a bebés y niños “porteados” con sus rebozos o fulares, vestidas con faldas y trenzas otras con cabello cortito y loco, reflejaban energía de libertad y poder.
Ahí empezó a removerse todo desde adentro. Toda la imagen de lo que significaba para mi “ser mamá” se transformó y por primera vez pensé que a lo mejor en algún momento su quería ser madre – esa es otra historia – Pero si, eso fue solo el comienzo. Durante el congreso fue iluminación tras iluminación, todas esas mujeres eran en realidad brujas modernas, llenas de magia y sabiduría compartiendo sus experiencias y conocimientos, no eran charlas de partería, si no de la magia de la naturaleza, de la vida, de la sabiduría del cuerpo, de la feminidad, historias de mujeres, madres y familias, voces de mujeres urbanas, de mujeres de comunidad, mujeres de otros continentes y países, todas en el mismo círculo.

Las parteras se convirtieron desde entonces en mis heroínas e inspiración — en la vida y en la práctica —- tenía 7 años practicando yoga y nunca había tenido ese sentido profundo de mi práctica…

Llegar al mundo de la partería, aunque no soy partera, ha sido el inicio de un camino de crecimiento y sanación profundo, desde la mi relación con mi cuerpo, mis ciclos y fertilidad, hasta recordar la sabiduría interior y el poder de la feminidad. Agradezco infinitamente porque me preparó para un embarazo consciente, dar a luz a mi hija Sara, despierta, en un parto natural y respetado, …. y hoy a vivir mi maternidad libre, informada y feliz.

Y bueno ¿porque este rollo? Porque al salir de esos tres de días de sacudida y revelaciones pensé “Esta información la deben conocer TODAS las mujeres: chicas y grandes, madres, amigas, hermanas, futuras madres”. En ese momento se plantó la semilla de YOGUINI. 
Tuvieron que pasar 5 años, muchos cambios, aprendizajes… y convertirme en mamá para tener la claridad y fuerza para hacerlo realidad. Me di cuenta que a través del yoga puedo hacerlo. No es nada fuera de este mundo. La misma palabra YOGUINI lo define. Yoguini es una mujer que practica yoga: en toda su profundidad: una mujer presente, que conoce realmente y honra su cuerpo, buscadora y en contacto con la Tierra y el cosmos, valiente y libre… Que ademas disfruta pararse sobre su tapete, explorar su mente y conocerse a través de asanas (posturas), es flexible y fuerte, disfruta los retos de pararse de manos, sobrepasar limites y respirar profundo.

Te invito a ser parte de este tejido, de este círculo para redescubrir tu práctica de yoga y vivir desde el poder de la Yoguini.